Este sitio utiliza cookies propias para asegurar el buen funcionamiento de su visita y realizar estadísticas de audiencia. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Más información y cambiar la configuración de las cookies.
Aceptar

Sara

Utilizo hubiC para trabajar en distintos ordenadores


Sara trabaja como traductora autónoma. Por falta de espacio, montó su escritorio en la buhardilla, en un espacio muy estrecho. Evidentemente, cuando hace buen tiempo, deja su ordenador de mesa para seguir trabajando en una terraza con el portátil.

Hasta que descubrió hubiC, las idas y vueltas entre sus dos ordenadores no eran tan fáciles. Siempre olvidaba enviarse por email el documento en el que estaba trabajando para abrirlo en el otro ordenador, acababa con muchas versiones de un mismo documento... y al final se hacía un lío.

Ahora Sara ya no tiene que preocuparse cuando quiere trabajar al aire libre.

Ha instalado la aplicación hubiC en sus dos ordenadores. hubiC gestiona la sincronización y puede abrir sus archivos actualizados en todos los dispositivos. En cuanto edita un documento en cualquiera de los dos ordenadores, las modificaciones se propagan en todos sus dispositivos, incluidos su iPad y su iPhone, en los que le gusta revisar sus textos por la noche, tumbada en la cama. Pero hubiC no se conforma con facilitarle la vida a Sara. hubiC ya ha sacado de un embrollo en varias ocasiones a esta brillante pero despistada traductora. El ejemplo más reciente: salió con prisa a cenar a casa de unos amigos, olvidando enviar la traducción que su editor esperaba urgentemente. Sara solo tuvo que tomar prestado el ordenador de sus amigos para conectarse a la aplicación web hubiC, crear un enlace de publicación hacia el documento en cuestión y enviárselo a su impaciente destinatario; una operación que también podría haber realizado directamente desde su smartphone, si no hubiera olvidado cargarlo antes de salir...